Maestro del «masking»

Aquí os habla una experta en ello. También se llama «masking» y no, no es exclusivo del autismo. Pero los especialistas se han dado cuenta que personas siendo diagnosticadas de adultos presentaban una muy buena habilidad enmascarando y eso podría haber ayudado a no haber detectado que eran autistas antes. Lo irónico del tema, es que sabemos esconder nuestras «cosillas autistas» pero a la vez se nos pueden escapar de repente. Y es ahí cuando los demás dicen :» ¿Porqué te pones así? ¿Porqué actúas tan raro de repente? ¡No exageres! «…. Y cuando se evidencia nuestro autismo, nos dan más ganas de volver a ocultar porque normalmente sentimos que nos riñen, que no estan contentos, que lo hacemos mal. Y es muy agotador…

Ser autista es acabar siendo maestro del enmascaramiento.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *